Maternal and Infant Health Program Maternal and Infant Health Program

Phone:
  SLC area: (801) 538-9970

FAX:
  SLC area: (801) 538-9409

Mail:
  Maternal and Infant Health Program
  P.O. Box 142001
  Salt Lake City UT
  84112-2001




¿PUEDO PROGRAMAR LA FECHA DE NACIMIENTO DE MI BEBE?

La fecha esperada para el nacimiento de un bebe es de cuarenta semanas a partir del primer día del ultimo periodo menstrual normal de la mujer, sin embargo, esto puede variar entre el rango de las 37 semanas a las 42 semanas y aun ser considerado normal. Si las fechas menstruales no son certeras o no son conocidas, una fecha precisa es dada  mediante un examen de ultrasonido hecho durante las primeras 20 semanas del embarazo.

Sin embargo se ha vuelto más y más común que las mujeres y/o sus doctores estén escogiendo fechas de parto las cuales son más tempranas que las 40 semanas de la fecha esperada. El planeamiento de cuando un bebe nace se esta convirtiendo en un tema mas que bastante rutinario y ocasional para ser discutido durante el cuidado prenatal. La inducción del parto (usando drogas u otros métodos para comenzar o inducir el parto) y los cortes de cesárea están siendo programados con mas frecuencia de forma adelantada. Aquí hay algunas cosas en las cuales puede pensar antes de que usted decida que usted quiere programar el día en el que su bebe va a nacer, mas que esperar a que el proceso de parto comience por si mismo.

Existe una evidencia creciente de varias fuentes que los bebes nacidos con mas de una semana antes de la fecha esperada son mas propensos a tener problemas que los infantes que nacen a las 39 semanas y en fechas posteriores a esta. Los tipos de problemas para los recién nacidos nacidos antes de las 39 semanas incluyen infección, problemas respiratorios, niveles de azúcar bajos, convulsiones, o sangramiento dentro de su cerebro. A mayor tiempo que un recién nacido pasa en la Unidad de Cuidados Intensivos para el Recién Nacido (NICU, por sus siglas en ingles), es mas dificultoso para el bebe el comenzar y continuar con su proceso de amamantamiento.

Hay dos maneras de planear el nacimiento de un bebe: Planeando inducir el parto o Planeando en tener un nacimiento de cesárea repetida (para mujeres que ya han dado a luz un bebe por cesárea). Si esta es una decisión para la mujer o para el doctor de inducir la labor del parto sin una necesidad medica (llamada decisión electiva), o aun si hay una necesidad medica de parir el bebe, la inducción de la labor de parto terminan mas a menudo en partos por cesárea que en hacer las labores de parto las cuales comienzan por si mismas. Esto es especialmente cierto para las mujeres que dan a luz por primera vez. Un enunciado del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos en el 2009 indican que el beneficio de inducir la labor de parto debe ser una razón de peso a considerar en contra de los riesgos de que ambos, la madre y el bebe cuando esta aproximación del parto es usada.

Las tasas de las inducciones a la labores de parto han doblados sus números desde 1990 hasta 2007 en los Estados Unidos. Entre los años 1996-2007 en los Estados Unidos, la tasas de los partos de cesáreas aumento un 53%. Así para el año 2007, cerca de un tercio (32%) de todos los nacimientos en los Estados Unidos fueron nacimientos por cesárea, (datos breves del NCHS No.35, Marzo 2010). Esta es la tasa de nacimientos por cesárea mas alta jamás reportada en los Estados Unidos. Los partos por cesáreas son una cirugía mayor y por lo tanto tiene tasas mayores de complicaciones para madres que hacen el parto vaginal. Así como el numero de nacimientos por cesárea para cada mujer se incrementa, el numero de complicaciones crece con cada parto, problemas particulares con la placenta (después del parto) y donde esta crece dentro del útero (matriz). Estos problemas son peligrosos para ambos, la mujer y el bebe. Alguno de estos problemas terminan en la remoción del útero (histerectomía) por emergencia. En el año 2010 el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos emitió un nuevo anuncio acerca de tener un parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles). Hay muy buena evidencia que la mayoría de las mujeres que han tenido un parto por cesárea pueden tener un parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles) si la cicatriz del útero es del tipo que permite tener un parto seguro (cicatriz baja transversal). Labores de parto que comienzan por si mismas y no incluyen Pitocin (medicamento para fortalecer los dolores del parto) terminan con un exitoso parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles) mas frecuentes que las labores de parto inducidas o asistidas con Pitocin. Las mujeres que han tenido un parto vaginal en el pasado también tienen un gran chance de un parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles) satisfactorio. Las tasas satisfactorias de los partos vaginales después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles) están en el rango de 60% - 80%. Las mujeres que dan a luz por primera vez deben especialmente tratar de evitar las labores de parto inducido. Teniendo un parto por cesaría puede también afectar el éxito del amamantamiento, puesto que es mas fuerte comenzar la lactancia materna luego de una cirugía.

En el planeamiento para este embarazo, usted esta también tomando decisiones las cuales impactaran en la salud y en el curso de futuros embarazos. Algunas veces usted tiene que hablar con mas de un doctor si usted quiere encontrar uno que le ayude a tener un parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en ingles) en vez de otra cesárea. Si usted quiere tener más información, un buen recurso esta disponible en línea en la página de Internet: www.childbirthconnection.org/cesareanbooklet/ Este folleto ha sido ratificado por 30 organizaciones